Pyramid Head

Hoy es el aniversario de Silent Hill 2 y no puedo pasarlo inadvertido. Hoy es el aniversario número 12 desde que salió a la venta y debo confesar qu lo jugué con la desconfianza que te genera el mito de las casi siempre fallidas secuelas.

Hoy es el aniversario desde que se lanzó oficialmente este juegazo (aunque, personalmente, considero la primera entrega como la mejor de todas) y entre todas las cosas que recuerdo de la extensa cruzada de James Sunderland, lo que más me viene a la mente es uno de sus mayores enemigos: sí, me refiero a Piramid Head.

 

Pyramid_Head_by_Zlydoc

Aceptémoslo: este compadre era un hueso duro de roer, un enemigo formidable, un acosador de primera, comparable a Tyrant y a Nemesis, viejos antagonistas de Resident Evil (prometo escribir algo sobre enemigos badasses). Recuerdo cómo solía estar a la defensiva cada vez que recorría los pasillos del condominio de departamentos, la clínica o la cárcel, a la espera de que este badass aparezca con su “pequeño cuchillito”… Sin embargo, una de las cosas que más disfruté del juego fue utilizar su pesada arma, aparte de tener que sacar los finales alternativos. Debo confesar que nunca saqué el final “Rebirth” y ahora que leo lo que hicieron Juan Pablo y Arturo, sólo me queda decir: challenge acepted.

Silent-Hill-2-HD-Pyramid-Head